jueves, 19 de enero de 2012

Impacto Ambiental En Venezuela:


La degradación de las aguas marino-costeras de Venezuela, es un buen ejemplo de tales Impactos ambientales. Las continuas descargas de aguas residuales domésticas e industriales, así como aquellas derivadas de actividades agrícolas y petroleras, han incidido notoriamente en su deterioro, situación que se ha visto agravada con la descarga de sustancias tóxicas, incluyendo residuos altamente peligrosos.
Los impactos ambientales derivados de la explotación de los recursos energéticos. La principal industria generadora de recursos económicos en Venezuela es la petrolera, pero posiblemente no se ha reflexionado los suficiente sobre el verdadero costo de esta riqueza.
En Venezuela, los derrames de petróleo en el Lago de Maracaibo, en el Golfo de Maracaibo y en las zonas costeras vecinas, han ocurrido desde el mismo momento en que se iniciaron las actividades petroleras y han aumentado paralelamente con la expansión de las explotaciones. Los volúmenes descargados accidentalmente, de manera inadvertida, varían mucho de un año a otro y las cifras son imprecisas.
Las causas que originan éstas pérdidas están asociadas a las fases de explotación y transporte de los hidrocarburos. No obstante, el patrón de ocurrencia es conocido por la industria y las autoridades. Escapes por corrosión de las tuberías sublacustres y por desperfectos en las estructuras de extracción y en las instalaciones de bombeo y estaciones de flujo, derrames en las operaciones de deslastre o descarga de los tanqueros y otros, constituyen los elementos característicos de dicho patrón.
El problema de los derrames es  complejo y ha dado lugar a frecuentes controversias entre las compañías que operan en la región, el gobierno nacional y los particulares afectados. Estos últimos, han exigido indemnización a las empresas. Algunas veces, estos reclamos trascienden a la opinión pública y reflejan la situación de las pequeñas pesquerías del lago, ya que allí existen peces de gran valor comercial, camarones y otros recursos importantes dentro de la economía pesquera  regional y nacional, que constituyen la única fuente de ingresos de los pequeños pescadores lacustre.
La combustión de gases hidrocarburos, como los quemadores de gas natural del Zulia, en presencia de la luz solar reacciona formando sustancias más complejas como el nitrato de peroxiacilo, el cual es un irritante de la vista.
Otro contaminante gaseoso de la atmósfera es monóxido de carbono, gas expelido por los automóviles. El  monóxido de carbono disminuye la capacidad de la sangre para transportar oxígeno generando una sobrecarga en la función bombeadora del corazón.
El uso y extracción irracional de estas importantes fuente energéticas, conduce a su agotamiento en unas cuantas décadas, obligando al desarrollo de nuevos combustibles  o fuentes de energía alternativas. Una de estas alternativas es el carbón. Existen grandes yacimientos en muchas regiones del planeta, pero la extracción y la quema del carbón también acarrean problemas en el ambiente, pues al  igual que el petróleo, su combustión produce dióxido de azufre que al combinarse con el agua de las nubes forma ácido sulfúrico, que cae con la lluvia, produciendo el fenómeno llamado lluvia ácida.
Impacto ambiental derivado de la explotación de recursos mineros y agropecuarios.
La necesidad de materia prima como fuente energética, dio un notable impulso a la minería, como extracción de algunos materiales en la tierra.
Se desarrolla así una interminable búsqueda de materiales como oro, plata, cobre, estaño, hierro, bauxita (aluminio), entre otros, y de combustibles como el carbón y el petróleo. la extracción de minerales, requiere la deforestación de las áreas donde se encuentra el mineral, la necesidad creciente de energía ha hecho que se deforesten extensas zonas trayendo graves consecuencias al medio ambiente.
Entre las consecuencias más graves tenemos la contaminación del aire, aguas y el suelo por las máquinas y técnicas empleadas para la extracción. La minería contribuye a la contaminación del aire mediante los gases tóxicos generados por las máquinas excavadoras.
Otros gases nocivos surgen por las explosiones que rompen las rocas, generando enfermedades respiratorias en los trabajadores y pobladores cercanos a la zona de excavación y perjudicando a plantas y animales.
Los suelos no escapan al fenómeno de la contaminación, los residuos explosivos que se dispersan los empobrecen, perjudicando así, el desarrollo de la vida. Las partículas diseminadas por las explosiones también ocasionan la contaminación del agua al depositarse en mares, ríos y lagos.
Aunado a esto, el mercurio utilizado para extraer el oro, envenena los ríos. Los derrames de sustancias como el petróleo causan daños muy serios al ambiente. En general, las actividades mineras en sus diferentes facetas pueden originar problemas muy graves de tipo social, económico, político y ambiental. Además los mineros buscan el mineral en las cuencas de los ríos poniendo en peligro las reservas de agua del Guri y las plantas hidroeléctricas del río Caroní.
Las actividades agrícolas y las de ganadería, contribuyen también a la contaminación del ambiente.
Otro impacto ambiental, pocas veces reseñado como tal, es la deforestación, la cual alcanza en Venezuela cifras alarmantes de acuerdo a organizaciones internacionales como la FAO. Recordemos que nuestro país ha perdido alrededor del 40% de su cobertura vegetal original.
Sabemos que la solución para remediar las consecuencias de los impactos ambientales posee un alto valor económico, pero también estamos convencidos que es posible, siempre y cuando exista la voluntad, la tecnología y la capacidad técnica de nuestros funcionarios para resolverlo. Después de todo, seguimos siendo un país rico.

1 comentario:

Gracias por comentar nuestro blog